Comunicado de prensa de la aprobación en el pleno del Ayto. de Leganés de una moción a favor de las acciones necesarias para la conservación y mejora de la Parroquia San Salvador (Marzo de 2018)

Os adjuntamos en esta noticia, el comunicado de prensa lanzado por la Parroquia San Salvador, el pasado jueves 15 de marzo del presente año, tras conocerse y hacerse pública la noticia de la aprobación en el pleno del Excmo. Ayuntamiento de Leganés de una moción a favor de las acciones necesarias para la conservación y mejora de la Parroquia San Salvador:

 

COMUNICADO DE PRENSA

APROBACIÓN DE UNA MOCIÓN A FAVOR DE LAS ACCIONES NECESARIAS PARA LA CONSERVACIÓN Y MEJORA DE LA PARROQUIA SAN SALVADOR

Parroquia de San Salvador.

Leganés. Jueves, 15 de marzo de 2018. 

Conocida la noticia esta mañana de la aprobación mayoritaria por el pleno del Ayuntamiento de Leganés de una moción a favor de las reformas perentorias que requiere la Iglesia de San Salvador, la Parroquia desea compartir con la opinión pública de la ciudad las siguientes consideraciones:

1. En primer lugar, la Parroquia, en nombre de todo el Arciprestazgo de Leganés, agradece la sensibilidad institucional que han mostrado todas las fuerzas políticas municipales hacia los graves problemas estructurales que actualmente padece el principal monumento de la ciudad. Esta sensibilidad la agradecemos especialmente al partido proponente de la moción (Partido Popular) como también a aquellos partidos que han emitido su voto favorable esta mañana (PSOE, ULEG y Jorge Pérez), asumiendo con ello, como en cualquier otra decisión, inevitables riesgos y críticas, como es normal por otro lado en nuestra sociedad abierta. Pero incluso a aquellos que han emitido una abstención o un voto negativo, debido a sus propias posiciones políticas, hemos de agradecerles que se haya podido mantener con ellos, previamente, un diálogo sereno y respetuoso, desde la discrepancia. Han pasado las épocas de la implicación partidista de la Iglesia y ahora la Iglesia ha de esforzarse por el diálogo incluso con aquellos de los que se siente más alejada en algunos aspectos, pero quizás no en otros como es el compromiso por la justicia social, que en el caso de nuestra parroquia se verifica sobre todo mediante la atención caritativa a cientos de familias vulnerables, utilizando para ello recursos tanto públicos como propios.

2. La situación estructural del templo parroquial es muy grave y desgraciadamente no alcanzan ni los recursos de la parroquia, que por supuesto se pondrán en juego, ni los del Obispado, que debe atender muchos frentes simultáneos y un grave endeudamiento. Si no se atiende a esta situación, al decir de los técnicos el templo se va a desmoronar en un máximo de diez años. La causa reside en las mutaciones del nivel freático en el subsuelo a causa de obras modernas autorizadas a lo largo de décadas por distintos consistorios anteriores: desde sótanos en bloques de viviendas hasta el Metro Sur, cuya ruta corre a apenas doscientos metros de la iglesia.

3. Es cosa corriente, tanto en nuestro país como en el extranjero, la prestación de recursos públicos en auxilio, como sucede en este caso, del principal monumento de la ciudad, del que disfrutan gratuitamente creyentes y no creyentes, colegios públicos en frecuentes visitas culturales, investigadores civiles de sus archivos y patrimonio, conciertos a cargo de la Escuela de Música de la ciudad y de casas regionales y asociaciones corales no lucrativas. Somos conscientes de las dificultades de la administración municipal; la prestación de recursos por la misma nunca alcanzará ni siquiera el cincuenta por ciento de las estimaciones de los técnicos. En todo caso, no se trata de financiar actividades evangelizadoras y doctrinales de la parroquia sino acudir al socorro de un edificio cuya conservación, si es de interés de todos, su mantenimiento no lo pueden soportar unos pocos.

4. Somos conscientes del intenso debate que hoy generan las cuestiones de la conservación del patrimonio histórico religioso. El contexto de ese debate es complejo porque aborda asuntos de difícil análisis como son la comprensión de lo que es la cultura, la contribución continua a la misma por parte del hecho religioso, la naturaleza ético-social de la fiscalidad y sus límites, la intrincada relación existente en nuestra sociedad entre lo público y lo privado en áreas tan amplias como son la sostenibilidad de la educación, de la sanidad, del deporte, del ocio y tiempo libre, etc… de todo se puede debatir con argumentos y serenidad y a ello estamos abiertos los católicos, desde nuestra plena ciudadanía en pie de igualdad con el resto de colectivos sociales.